El informe de la ONU que excluye las grandes represas de la categoría de energías renovables

Una reafirmación en torno a lo que el mundo entiende por energías limpias, convicción que debiera también ir avanzando en Chile, hizo el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) al lanzar a fines de marzo la décima versión del informe “Tendencias globales en inversión en energías renovables en 2016”. El reporte, realizado en conjunto por la Escuela de Frankfurt y Bloomberg New Energy Finance, da cuenta del avance anual de las tecnologías sustentables a nivel global.

Una de las primeras conclusiones a las que se llegó fue que la capacidad instalada de generación que se agregara en todo el mundo durante 2015 llegó a 134 GWh en el caso de las renovables, 22 GWh en el de las grandes centrales hidroeléctricas, 15 GWh en el de la nuclear, 42 GWh en el del carbón y 40 GWh en el del gas. Es decir, en los proyectos no renovables adicionaron un 47 % de capacidad a la matriz global, mientras las renovables un 53 %.

Es aquí donde es preciso detenerse. En lo que la ONU entiende como energía renovable. En esta engloba a las “eólica, solar, biomasa y residuos en energía, biocombustibles, geotérmica, marina y pequeñas centrales hidroeléctricas”, las cuales califica de “limpias y modernas”. Expresamente “excluye los grandes proyectos hidroeléctricos de más de 50 megawats”, especialmente “las inversiones en grandes represas”.

Esta decisión es coherente con la discusión que desde hace años se viene dando en el sentido de no considerar las grandes hidroeléctricas, particularmente las represas, dentro de lo que se entiende como generación renovable. Sus impactos en términos de pérdida de bosques, desplazamiento de personas y comunidades, generación de gases efecto invernadero por la descomposición de la vegetación, la destrucción de cuencas por los drásticos aumentos y disminución de caudales y la captura de nutrientes evitando que estos alimenten las ricas zonas de fiordos, son algunos de los aspectos cuestionados recurrentemente. Un compendio de estos y otros impactos es posible profundizarlos en la obra “Ríos Silenciados: Ecología y política de las grandes represas”, de Patrick McCully.

Para Chile la discusión no debiera ser un dato menor. Ante la ofensiva del gobierno, de la mano del ministro de Energía Máximo Pacheco, de convertir a las regiones del sur y sur austral en reservorios de energía a través de grandes centrales hidroeléctricas. Ejemplo concreto de ello han sido el visto bueno que el Comité de Ministros ha dado a dos iniciativas de este tipo en la Patagonia chilena: la central Puelo (210 MW) de Mediterráneo y la represa río Cuervo (640 MW) de Energía Austral, propiedad de la minera multinacional Glencore.

La figura de los “polos de desarrollo” que impulsa en la Ley de Transmisión que tramita hoy la Comisión de Minería y Energía del Senado llega a reforzar dicho objetivo, incluyendo bajo el concepto de renovables las hidroeléctricas de gran escala, entre ellas las represas. Durante su paso por la Comisión de Minería y Energía de la Cámara, los legisladores lograron asegurar que los territorios calificados como tales tuviera al menos un 70 % de energías renovables no convencionales. Sin embargo, una indicación presentada con la firma de Michelle Bachelet hizo que en la Comisión de Hacienda se redujera este porcentaje a solo un 20 %.

Las definiciones de la ONU podrían impulsar una nueva discusión en Chile, esta vez no solo sobre los pasos que estamos dando para avanzar hacia una generación energética sustentable, dado que según el reporte nuestro país fue uno de los 10 en el mundo que más invirtieron en ERNC. Los datos indican que en esta área tuvimos un crecimiento del 151% con relación a 2014, por un total de U$ 3.400 millones destinado a tecnología en fase inicial, investigación y desarrollo, e instalación de nueva capacidad. De este global, cerca de U$ 2.200 millones se gastaron en fuentes solares.

La otra discusión, más de fondo, es si las represas pueden ser consideradas como energía renovable. Una pregunta urgente más aún en un contexto de Cambio Climático, que complejiza cada día más la generación hidroeléctrica en un horizonte de largo plazo.

 

Anuncios

Acerca de psegura

Periodista de Coyhaique. Involucrado en el desarrollo sustentable de la Región de Aysén, en la Patagonia chilena. psegura@gmail.com (56-99) 9699780 skype: patricio.segura / twitter: patsegura
Esta entrada fue publicada en columnas. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El informe de la ONU que excluye las grandes represas de la categoría de energías renovables

  1. Pingback: Informe de la ONU excluye grandes represas de la categoría de energías renovables - Futaleufu Riverkeeper | Futaleufu Riverkeeper

  2. psegura dijo:

    ESTIMADOS LECTORES Y LECTORAS:

    Con el fin de evitar equívocos a quienes lean este articulo, he estimado necesario compartir este posteo que enviara un profesional al artículo publicado en El Desconcierto. Apunta a errores en el enfoque del artículo que yo publicara y, chequeando, tiene razón. Creí es necesario compartirlo con ustedes para que manejen toda la información y no inducir a error. En mi desempeño profesional intento actuar con la mayor rigurosidad (por mí, la gente que accede a lo que publico y por respeto a las causas que abrazo), pero también reconozco cuando incurro en imprecisiones.

    Seguiré difundiendo esta pertinente aclaración.

    Más abajo, la respuesta que di.

    Mis saludos

    Patricio Segura Ortiz
    Periodista
    ****
    DE MARCO ANTONIO CÁRDENAS CARRILLO:

    Estimado Patricio,

    Soy ingeniero civil, y esta semana terminare mis estudios magister de ingeniería de energía limpias en la Universidad de Columbia Británica en Canadá.

    Te escribo con mucho respeto y cariño porque estas tratando de impulsar las energías renovables con tu trabajo. PERO quiero decirte que estas faltando a la VERDAD. En la página 9 de este informe se menciona que el análisis realizado para este reporte no incluye a las represas sobre 50MW, NO dice que no sean consideradas renovables. Cito textual: “The main body of the report also does not cover large hydro-electric projects of more than 50MW, since this technology has been mature for decades and is at a very different stage of its roll-out than, for instance, wind or solar”. Traducido al español “El cuerpo principal del informe tampoco cubre grandes proyectos hidroeléctricos de más de 50 MW, ya que esta tecnología ha madurado durante décadas y está en una etapa muy diferente de su puesta en marcha que, por ejemplo, energía eólica o solar”. Incluso en la pagina 53 ellos mencionan que las grandes represas son una fuente de energía renovables, nuevamente cito textual:”Investment in large hydro-electric projects of more than 50MW is not included in the main totals in this report. However, it represents another important, growing source of renewable electricity, third in size in total investment behind solar and wind in 2015.” Traducido al español: “La inversión en grandes proyectos hidroeléctricos (por sobre 50 MW) no está incluido en los valores totales en este informe. Sin embargo, representa otra importante fuente de crecimiento de electricidad RENOVABLE, tercer lugar detrás solar y eólica en 2015”.

    Por otro lado, cometes un error en las unidades. Cuando hablas de capacidad instalada son GW, MW o kW. Y cuando hablas de energía producida hablas de GWh, MWh o kWh. Te pongo un ejemplo fácil de entender, en tu casa debes de tener una ampolleta de 100 W (no 100Wh) y si estas la mantienen encendida por 1 hora, va a consumir una cantidad de energía secundaria igual a 100 Wh.

    Además, te falto mencionar que la construcción de las grandes centrales requieren una gran cantidad de hormigón, el cual está compuesto de cemento, siendo la industria del cemento una gran fuente emisora de gases de efecto invernadero alrededor del 5% (fuente: http://blogs.ei.columbia.edu/…/emissions-from-the…/).

    Al igual que tu, tampoco estoy de acuerdo con las grandes represas debido a su gran impacto en el medio ambiente y creo que el estado chileno debiese fomentar el crecimiento de la generación distribuida, tanto por su pequeño impacto en el medio ambiente como también por su carácter social.

    Otra cosa que es importante de mencionar es que uno de los grandes problemas del desarrollo de energías renovables en nuestro país es el coste por transmisión. Si bien no he podido tener el documento de la nueva ley, tengo entendido que esta nueva ley beneficiara el desarrollo de energías renovables. De todas formas se requiere de una planificación en esta área, pero el sistema actual no está funcionando de buena manera.

    Por último, estimado Patricio, me ofrezco de voluntario para ser tu revisor en tus siguientes publicaciones (GRATIS). Te invito a contactarme para que podamos platicar acerca de este interesante tema. No hay nada peor que entregar información errónea. Saludos y sigue adelante.

    ***
    DE PATRICIO SEGURA:

    Estimado Marco Antonio:

    Agradezco mucho tu posteo. Debo reconocer que chequeando lo que señalas, hubo un problema de exhaustividad en mi revisión del informe. A mi haber, preciso señalar que me doy cuenta que es extraña la forma en que este reporte es elaborado, considerando que en gran parte del texto apuntan a lo que señalo, sin embargo -según consignas- hacen la aclaración precisa (más allá de lo señalado en la página 9) recién en la página 53. De todas formas, reconozco el error. Tengo la impresión que incluirlas o no de plano en las renovables, es parte del debate político que debe existir (por la importancia del documento debe ser fruto de ciertas negociaciones también, dado que implica señales). Esto toda vez que la discusión sobre la “renovabilidad” de las represas (con sus componentes de sustentabilidad ambiental), está en debate a nivel global. Porque, para ser estrictos, todos los recursos naturales son renovables, lo que cambia es la escala de tiempo. Y eso es, por decirlo de alguna forma, una decisión política al fin y al cabo.

    Sobre las los MW y GWh, eso se me pasó de polizón aunque conozco la diferencia entre capacidad instalada y generación como medida. Desde hace tiempo distingo entre ambos conceptos, más allá del detalle técnico específico. Se me fue en el chequeo y eso es comprobable en varios artículos que he publicado sobre el tema donde han sido utilizados correctamente.

    Reitero, muchas gracias por el aporte. Y comparto contigo, “no hay nada peor que entregar información errónea” y en eso no me pierdo. Eso, más allá de la discusión abierta que creo debe seguir existiendo sobre la sustentabilidad de las represas.

    Recibe mis saludos y sigamos en contacto para insistir en este interesante, pero a la vez fundamental, tema.

  3. Pingback: Informe de la ONU distancia grandes represas de la categoría de energías renovables - Futaleufu Riverkeeper | Futaleufu Riverkeeper

  4. Pingback: De París a la Patagonia: Los ríos y el cambio climático | Ecosistemas

  5. Pingback: De París a la Patagonia: Los ríos y el cambio climático | Derecho al Agua

  6. Pingback: De Paris a la Patagonia: los ríos y el cambio climático – Patrick Lynch – Patagon Journal – LA REPÚBLICA DE LOS LIBROS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s