Sodimac en días de la posverdad

De moda se puso la posverdad.

Luego que el Diccionario Oxford la declarara palabra del año, múltiples artículos se han escrito en su nombre. Es la visibilización de que, como ella misma alude, muchas verdades no son más que una construcción social y da lo mismo su sustento en la realidad. El primer convencido convence a un segundo, el segundo a un tercero, el tercero un cuarto y así, hasta que los convencidos son más que los no convencidos.

La figura es un desafío para el periodismo. Para los periodistas. No uno particularmente laboral o técnico sino de sentido. ¿Somos parte del proceso que muestra lo que otros no quieren develar o nos sumamos al coro hegemónico de la verdad unívoca? ¿Mostramos la realidad o la construimos?

En épocas de multioferta informativa es bueno tener ciertas claridades. Y el periodismo puede ser un espacio para legitimar una práctica que, a veces, se echa de menos. Es el viejo y antiguo ejercicio de reflexionar. Del espíritu crítico. De pensar autónomamente, no en la idea del egocentrismo del imposible aprendizaje autárquico, sino del que es capaz de recibir conocimientos de otros para aportar al colectivo con la mirada personal.

Hace poco se dio en Estados Unidos un amplio debate sobre quienes, inescrupulosamente, se dedican a elaborar y difundir informaciones falsas con el solo objetivo de recibir ingresos económicos. Mediante una danza de clicks y links la sociedad neoliberal –en la cual todo tiene precio y cuyo motto es el dinero- se ha preocupado de crear un espacio económico pujante. Uno que incluso ha construido verdades más allá de la realidad (he ahí la recurrida posverdad). Los ejemplos escogidos son la elección de Trump y el resultado del Brexit, donde a través de la repetición de ideas demostradamente erróneas, y su réplica masiva sin discernimiento, de torció la opinión pública.

Con un poco más de sutileza, encontramos la construcción de verdades basadas en supuestos artefactos científicos. Las encuestas son el mejor ejemplo de ello. Aunque en un principio tuvieron el objetivo de capturar ciertos aspectos de la realidad social (en su caso, la opinión pública) en el reino de los medios de comunicación se convirtieron en armas para transformarla en su propio proceso de difusión. El reciente titular de La Tercera aludiendo a la encuesta Cadem donde el “85% de los chilenos cree que se debe expulsar a los inmigrantes que cometen delitos” es fiel reflejo de ello. A los cuestionamientos metodológicos de varios expertos se ha sumado que la pregunta elegida simplemente refuerza lo que cierto sector político tiene en mente y que usa sus propios medios (en el doble sentido del término) para instalar su ideario. Es la autocumplida profecía mediática.

En tercer lugar de este no exhaustivo reporte, está lo que sucede a este lado de la vereda. En el de quienes buscan transformaciones aportando temas que es necesario develar. Son demasiados los casos en que la falta de rigurosidad y chequeo de información, sumados a elucubraciones que rayan en la paranoia al no estar fuertemente fundamentadas, más que ayudar a la causa imprescindible la banalizan, haciendo que una materia de posible alto interés se convierta en irrelevante ante la ciudadanía.   Reportajes y artículos inverosímiles, sin fuentes ni elementos sólidos, más que ayudar perjudican.

La instrumentalización de la información es un eterno. Existe desde que el ser humano tomó conciencia del poder del lenguaje en el vivir en sociedad.   Hoy por hoy, un fenómeno mucho más complejo por la concentración de los medios en pocas manos y el control de estos por grupos económicos e ideologías que todo el rato construyen realidad social.

Al necesario mecanismo de fomento del pluralismo y la diversidad, y las medidas para impedir la oligopolización de tan fundamentales instrumentos que son los medios, se requiere de una ciudadanía crítica, reflexiva, atenta.   Y eso se aborda con educación, tanto de la formal como de la que se da fuera de las aulas. Donde los medios tienen un necesario rol que cumplir.

En tal discusión la política ha estado ausente. La del Ejecutivo y del Congreso, por un terror paralizante a interpelar a los dueños del control remoto. No dando impulso a gran parte de las leyes que impiden que, por ejemplo, huelgas como la que recientemente protagonizaran los miles de trabajadores de Sodimac sean invisibilizadas del principal medio de comunicación: la televisión.

Motivos puede haber muchos. Sesgo ideológico contra todo proceso de movilización social, control de una de las cadenas (Mega) por los dueños de la empresa (grupo Falabella) y el financiamiento publicitario de la compañía a las estaciones. Lo cierto es que no es correcto que la realidad esté a la orden de intereses económicos. Y en ello, más que quejarse cada cierto tiempo, este gobierno debiera demostrar que tiene un ímpetu democratizador. Si es que lo tiene.

Los proyectos que hacia tal horizonte apuntan, como es la Ley de Colegios Profesionales, la que distribuye equitativamente el avisaje estatal y la que modifica la institucionalidad de TVN van en esa dirección.

Considerarlas prioridades legislativas puede hacer la diferencia en las posverdades que vendrán.

Anuncios

Acerca de psegura

Periodista de Coyhaique. Involucrado en el desarrollo sustentable de la Región de Aysén, en la Patagonia chilena. psegura@gmail.com (56-99) 9699780 skype: patricio.segura / twitter: patsegura
Esta entrada fue publicada en columnas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s