Resucitando columna no publicada (que critica un libro del dueño de este blog)

Portada.

Portada.

Esta columna fue escrita por Carmen P. Fuentes, con quien coincidí en un seminario sobre historia regional de fines de agosto en Santiago.  Me contó que no la habían publicado en El Divisadero.

Aunque tiendo a esperar que a la gente le agrade lo que hago, no busco evitar que puedan expresarlo. Es mi particular compromiso con los dichos de Voltaire.  Ergo, le hice una proposición: publicar su columna en mi blog. Y de paso le regalé la segunda versión del “Manual de Carreño de la Patagonia Aysén“.

Aquí la dejo.

PS

****

Cuidado: Autoreferencia, campo minado

Columna no publicada en El Divisadero, primera semana de Octubre/2014.

Por Carmen P. Fuentes

***

Claudio Narea, Ex Prisionero, grupo de Rock Chileno y no uno que pone bombas, como podría pensar alguien más joven o alguien demasiado viejo para escuchar rock, dijo que mucha gente en las redes sociales y otros medios, mucha gente que lo ataca por cierto, Opina y luego Piensa. No sólo me gustó esa frase que alude claramente al clásico Pienso luego existo, sino que la aplico a mi propia experiencia en cuanto a  las veces que he opinado de algo y luego recién lo he pesando,  lo he masticado, pero ya anda tirado por ahí, ya quedó en el aire y en la impresión de quien lo escuchó o leyó.  A veces pensar se refiere no sólo o no tanto a si lo que digo o escribo está bien o está mal, es correcto o es desubicado, está en lo cierto o no, sino que a si me conviene o no. La mayoría de las veces mis opiniones no me convienen pero no por eso dejo de tenerlas y expresarlas.

Caída  en la guerrilla remota del comentario tipo Opino luego Pienso, en una columna del martes 30/09 que celebra la reedición de un libro, y que la puede revisar aquí si quiere  http://www.eldivisadero.cl/redac-29811 .

El tono como se dicen las cosas es lo que marca la diferencia y hasta le otorga decencia a cómo se escribe y se  recibe una opinión, o si ésta logra o no su objetivo, pues el mío, aunque pareciera, no es destruir, o no es destruir por destruir. Tal vez en este caso es destruir un falsa base, una propaganda, un truco publicitario. Sería esta opinión como un alegato al SERNAC del sentido común, pues leí junto a la columna, como un chicle pegado a la suela, publicidad engañosa y creo haber dado mis argumentos en el espacio utilizado para que no se transformara en otra columna, argumentos que vienen desde la memoria, pues no tengo el libro en cuestión. Argumentos  que vienen desde mí ser, que entiendo no tienen mucho eco o tienen nulo eco en el sentido común. Lo he dicho antes, no represento intereses de grupo alguno. No soy representante. Soy una Individua en su propio soliloquio.

El año 2010 fui invitada a participar en el Stand Regional en la Feria I. del Libro en Estación Mapocho, experiencia gratificante, y elaboré un Informe para el CNCA de Aisén y al referirme al libro en cuestión escribí: Entre los libros más vendidos cabe una mención especial por la curiosidad y humor que produjo de entrada su título, el famoso Manual de Carreño de la Patagonia Aisenina, de Huenchuñir y Segura.

Qué cambió en 4 años, más allá de que el tono de un Informe de este tipo no debiera traslucir opiniones muy personales. Qué cambio en el sentido de que ya no me parece humor o buen humor. ¿Un feminismo recargado? en vista de que nunca me sentí muy cómoda o risueña  con las viñetas de Huenchuñir, en las que me parecía que se repetía el modelo de reírse o criticar en todo aspecto a la mujer, con cierta intolerancia hacia ellas y una pasiva tolerancia frente a hombres  y sus chanchullos políticos. ¿Una radicalización de postura política social?, cuando no la hay en cuanto a partido o eje, lo que a veces es más político. ¿Una des- memorización de los aspectos buenos que puede tener este mentado Manual? Hay algo de todo ello, sí. Cada libro, así como toda cosa, tiene algo bueno dentro de lo malo, y viceversa. Cuando vivía allá, en cuanto a escribir, era bien defensora de plumas perdidas en el espectro, por las que nadie daba un peso, frente a plumas soberbias o en boga.

Pero este malestar que es reacción a una publicidad engañosa tiene un trasfondo que suma lo anterior  y es aún mayor a todo eso. Es la publicidad y manipulación de ciertos conceptos. Porque cuando leí la invitación al relanzamiento y antes de la columna en cuestión, me pareció que se reeditaba el chovinismo gráfico regional. En tiempos en que se ataca tanto el chovinismo, en tiempos en que se habla de incluir en lo diverso, en que se hacen estudios costosos pagados con FNDR para definir identidades y donde tímidamente aparecen nuevas vertientes culturales y de población, en tiempos en que algunos-as claman por Autonomía regional, en tiempos en que las localidades por decenas de años postergadas comienzan a llamar la atención de Coyhaique, que es su propio centralismo y que son localidades, como Puerto Aysén, importantes y gravitantes en la concepción de la región,  de barcos ayer  y de botes hoy, de arribo, de madera para hacer pueblos, y otras de hielos, de ríos, con otros aires y otros oficios no acuñados como representativos u oficiales, y con mujeres por doquier en cada gesta, que sigan identificando la región con la boina y el caballo casi exclusivamente, quizá como en este libro, y como en el logo que sacó Intendencia donde hay un gaucho a caballo y dice TODOS, me parece de una ceguera y una majadería imperdonable a estas alturas. Me da la impresión de que hay más flojera creativa que voluntad. Más comodidad y miedo a cambiar que vocación por Aisén. Y me disculpan si mi ceguera con la reedición del libro es injusta y es por distancia no verlo. Aun así y en libertad de producir cuanto queramos, por qué tendría Aisén que tener un Manual para ser y vivir allá. Por qué un Manual, por qué Carreño. Una amiga decía: entre broma y broma la verdad asoma.

Quien quiera contactarse con la autora lo puede hacer al correo cgloriapfuentes@gmail.com

Anuncios

Acerca de psegura

Periodista de Coyhaique. Involucrado en el desarrollo sustentable de la Región de Aysén, en la Patagonia chilena. psegura@gmail.com (56-99) 9699780 skype: patricio.segura / twitter: patsegura
Esta entrada fue publicada en columnas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s